Viaje submarino

¿No gobiernan las rocas meditabundasel océano de la carne, ardiente herida,vestidas de afiladas cales, calas, salesde espuma de astro ardientetatuado a latigazos sobre su espalda mordida,y sobre los cuerpos sus sombras serias dibujan? Entre acantilados dulce amor mira a las gaviotas peinando el agua.Los grises del mundo abrigansu suave sueño y sereno susurro. ¡Oh, dime,Sigue leyendo «Viaje submarino»

El arce

Como agarrado con temblorosas manos a las paredes del abismo del mundo, acosado por buitres que desde los rincones de la noche cubren los cuerpos con imponentes alas estrelladas y otean cráneos afligidos por la soledad, ¡oh, sintiendo que entristecidos ángeles de los días idos guardaban mis cavilaciones! Así me encontraba yo, insomne una nocheSigue leyendo «El arce»