La cadencia de la vida

Impasible presientola cadencia de la vida,desprotegida, esa desventurael pedirle al tiempo un favory obtener, naturalmente,objeciones a cambio. Me desvisto de ansias,me fomento de irrisorias ilusiones,me desbordo de flagelos,me anestesio por esperartodo lo que tenga que esperarpara colmar la pacienciaque nunca se acalla. Sabrosa solemnidad menguante,desconozco de sus efectosregocijándome en el descuidosuscitado así de misterios,de extrañeces,Sigue leyendo «La cadencia de la vida»

Prisionero

Descabellado impulso desmedidoenrevesado pánico insalubrerebuscado axioma acomplejadoque motiva a dar un salto al vacíoal momento de brindar resolucióna un conflicto anónimo,a una sinfonía silenciosa,a una angustia que no para de llorar. Aclamando darle tiempo al tiempo,un susurro se oye a lo lejossin distinción alguna en su llanto,sin significación ambigua en su amparose tiñe de claridadSigue leyendo «Prisionero»

Tu búsqueda

Ávida seguidora de atolondramientosusa tu perspicacia para quedarte inmóvilacalambrándote por tanto esperara que las cosas muten ante su propia resistencia. El mundo no se detienea pesar de permanecer estática tu resilienciatus avistamientos han de conservarsetal cual como desees que se recuerden. Eso no quiere decir que no pueda modificarsela voluntad intrínseca a tu paciencia,sigue soñandoSigue leyendo «Tu búsqueda»

Organigrama irresoluto

A costa de una crueldademancipada por esencia propiacae el velo irrisoriose tergiversa su compás. Sin tener mucho que explicar,organigrama irresolutoante la falta que no se supo librarpor muy errada que se hallesu inocua convicción. Perdiendo el tiemposacando provecho a su lejanía,distancia lo suficientemente marcadacomo para no remarcarse de nuevo. En apariencia, una nueva normativaal querellarseSigue leyendo «Organigrama irresoluto»

Vientos de cambio

Tendrás tus razonespara obviar lo inevitable,para materializar evanescenciasjurando no desperdiciar másdel efímero tiempoque no cabe entre tus manos. Levanta tu cabeza al cielo,abraza aquí y ahoralos vientos de cambio,que se alzan fervientementeya sin razones para retrasarel feroz llanto pródigollamando a lugara la comunión de las almasque prometieron permanecer juntascuando la adversidad quisiera derribarlas. Ruge anteSigue leyendo «Vientos de cambio»

La paciencia

A cuerda funciona este viejo relojque se llama paciencia,que no oscila en adelantarseagigantando vigorosamente sus pasos.A estimas de no quedarse atrás,se asoma por allá el tiempo,como artilugio atemorizantefiniquitando la concepción mismade su propia existencia.A veces se pierde la cuentacuando la reiteración se lleva a cabo,cual vigencia sin reparotras una tracalada de arrepentimientosque no pueden serSigue leyendo «La paciencia»