Hijos de la Luna

¿Y si la Luna…no es un satélite?¿Y si la Luna…es en realidadsólo una semillaen la inmensidad universal? ¿Y si esta semilla…está ahípara que florezca un nuevo amor? ¿Y si el Sol…no es su contratante,sino su protector y amante? ¿Y si…a lo que llamamos Eclipse,es un nuevoperiodo de gestación? Y de ahí…nace un nuevo amor… QuizásSigue leyendo «Hijos de la Luna»

Luna

Pienso en ti,obsesivamente pienso en ti,tocando tu espacio en la camacomo una mujer que ha abortadoy pasa la mano por su vientre.Pienso en ti imaginariamente,y obsesivamente te imagino aquí,como un acto reflejo,o un reflejo en el aguaque se diluyera al tacto.Y pienso en ti,a sabiendas de que después de hacerlono quedará nada;persiguiendo tu rastro invisibleparaSigue leyendo «Luna»

Meditación nocturna

Serena noche la nuestraen que la Luna concedió mandatoa las pocas, tímidas muestrasde afecto para pasar el rato. En propuestas se nos va el tiempo,y no hacemos nada por evitarlo;parece ser un pasatiempo:el sabotaje debemos perpetuarlo. El calendario nos persigue, corriendopor días y tardes, sin descansoparece ser que al nocturno le tiene miedoporque a losSigue leyendo «Meditación nocturna»

Scherzo, colpa: Oh, sole mio

Compartimos noche tras noche, cuando una y otra vez le oigo llamar y veo cómo se oculta. Tan penosa, sin conciencia de su belleza. Impaciente le admiro, sin comprender cómo aún tras esa cortina logra ser tan preciosa. Le admiro, le añoro, le quiero. No; le deseo. Pienso en todo el que tiene la oportunidad,Sigue leyendo «Scherzo, colpa: Oh, sole mio»

Luciérnagas de luna

En su cénit se alzaba la luna iluminando el hemisferio nortede mi desamueblada cabezamientras llovía invierno en mis párpados,se encendía el infierno en mi fuegoy se congelaba el corazónen mis desiertos.Quemaba este sol de justiciael acero de las fuentesen manantiales convencidosde ser mucho más que agua,de ser mucho más que vida.Mis labios quemaban el carmíndeSigue leyendo «Luciérnagas de luna»

Scherzo, colpa: Melifluo

Tac… Tac… Tac… Desde que tengo memoria gotea, nunca de manera irregular. Es hipnótico. Quizá pueda seguir las órdenes de Relojito a su voz, aunque perderme en la oscuridad de esta habitación no fuese exactamente su plan. Tac… Tac… Tac… A medida que salen del grifo se iluminan por un instante, pero sólo de noche.Sigue leyendo «Scherzo, colpa: Melifluo»

A la luz de la luna

Ella era indomable, pero no lo sabía. Hacía temblar el suelo a cada paso, aun cuando caminaba con delicadeza y encanto. Escondía una fuente de coraje y valentía que le brotaba dentro y de vez en cuando afloraba al exterior. Ella era amante de la luna y la miraba con respeto, como quien mira aSigue leyendo «A la luz de la luna»

La Luna

La luna,como una nube de oroo una lengua dorada.La luna, yace en las faucesde un caimán azabache,suspendido en los astros. La luna orbitando,con el pulso lentoy la guardia alta;con los dientes apretados;con el brillo que le brotapor sus poros amarillentos. Tarda un día en prepararse,yendo de un cuarto a otro,mientras menguan sus nerviosy se impregnaSigue leyendo «La Luna»

Luna cromada

Y detrás de las montañas aparece la luna, amarilla y enorme. Aún se veían rayos débiles del sol que hacen de las montañas unas siluetas negras en un cielo púrpura. Voy vigilando que el Doctor no avance a más de setenta por hora. Él se concentra en las curvas y en los huecos del camino.Sigue leyendo «Luna cromada»

Llena como la luna

La luna se veía hermosa esa noche. Totalmente redonda como una pelota brillante que se escondía muchas veces tras las nubes y colaba su halo entre los árboles. Debo decir que la perfección de la noche era casi comparable a las que nos venden las películas de fantasía, con la diferencia de que había menos estrellas.Sigue leyendo «Llena como la luna»

Mozolo

Mozolo era un mochuelo común, rechoncho y de plumaje marrón y blanco. Aparte del nombre y el aspecto, no tenía nada de ordinario. Era el ave más lista de su clase y su profesora, la lechuza Hontza, creía que era el animal más inteligente del bosque. Todas las noches se sentaba en una rama delSigue leyendo «Mozolo»

El Sollozo de la Luna

Sos la poesía que la Luna ha llorado en tres tristes versos…   La han visto llorar, dicen que han visto a la Luna llorar… Y luce tan hermosa como cuando rompieron su corazón. –Hiéreme, hiéreme, noche, hiéreme una vez más –murmura la Luna. Una a una caen estrellas de su rostro,  con las manosSigue leyendo «El Sollozo de la Luna»

Río sin rumbo

No tengo rumbo. No tengo cara. No tengo historia. Nada. Tristeza. Soledad. Silencio. Vacío. Miedo. Inmensidad. La bahía se mece de un lado, el río color león se embravece del otro. La escollera tiene ese qué se yo, que divide aguas, separa… aleja… aparta del inalcanzable horizonte donde Yasí, desesperada, busca a su amado. EcosSigue leyendo «Río sin rumbo»

Luna

Dulce luna de nácar, escarcha fría de mi cielo. ¡Oh luna, lunera!, blanca plata sobre negro, de luna pintado, cascabelera, de noches de boda y miel de tus cuentos. ¡Oh luna, lunera!, fanal de mis lamentos, guía de mis naves, de mis barcos y mis vientos. Luna, musa y canción. Luna, sueño y anhelo. ¡OhSigue leyendo «Luna»

Romance de luna

Va pasando otro día, el día se va marchando y ella que sale escondida, entre nubes de lágrimas callando. Una pena, un puñal, una agonía, por un fuego encendido; y musitando un querer de sombra anochecida, de un alma que sigue soñando. Que ya se ha marchado el día, y ella, sólo de lejos, andando,Sigue leyendo «Romance de luna»