Tu cuerpo y mi lengua

Que se balancee mi lengua en ti, que se balancee en tus dos pechos que aprietan al arcoíris; que baje mi lengua por ti, que suba mi lengua por ti, que baje y que suba mi lengua por tus tobillos como un ejército de hormigas que trepa en fila por tus piernas y que delicadamenteSigue leyendo «Tu cuerpo y mi lengua»

Mi casa

Es mi casaPero entran a verlaTengo un no en la punta de la lengua(Puta lengua) ¿Acaso no es esta la cama donde lloro y tengo sexo?¿Acaso no es mi ropa en el placard? Agarró un manojo de mis fotos para trabar la puerta«¿Qué hacemos con lo que hacen de nosotros?», me preguntó  Mi casa noSigue leyendo «Mi casa»

Novia por…

Amaranto se agarra la cabeza, sentado en la mesa de su bar favorito. Resolvió tomarse una semana libre en los rodajes. Le viene bien tomar un poco de aire puro. Aunque él, de puro, no tiene mucho; muy por el contrario, le atraen los excesos. Mientras termina su cerveza se le acerca una gringa solitaria.Sigue leyendo «Novia por…»

Revolea

Que se vaya a la mismísima… No la voy a soportar ni un minuto más a esa. Ya no existe para mí. Voy a hacer la mía. A salir, a conocer, a aprovechar. Tener novia, yo. ¡Ja, ja, ja! Después de todo el tiempo que estuve con esa. Después de todas las noches que paséSigue leyendo «Revolea»

La quietud del caos

LC siempre dudó de sí misma. De niña se consideraba la más fea y la peor vestida. De adolescente se consideraba más marginal que todas sus compañeras que no se quedaban atrás en esa lucha por el lugar privilegiado que las pondría en el radar de los chicos interesantes. Esa marginalidad le trajo frutos aSigue leyendo «La quietud del caos»

Cláusula

−¿Nos podemos quedar toda la noche? −Claro que sí, amor. −Te prometo que te complaceré en todo lo que desees, en todo lo que hayas imaginado. −¡Qué rico! −Nos hacía falta tener un tiempo así, para los dos. Amo a nuestros hijos pero tú sabes lo complicado que es poder tener unas horitas solo paraSigue leyendo «Cláusula»

Viejo a los veintiuno

No puede ser. Siempre tropezando con la misma piedra. No cambia más. Otra vez Tahir la engañó con la primera que encontró. Igual que aquel otro, el petiso desacatado, no aprende más. Se les tira encima sin pensar. No como yo, que ahora estoy en otro plan, más tranquilo. Ya no es como en aquellosSigue leyendo «Viejo a los veintiuno»

Sobran los poemas

Tengo la extraña sensación de que estás aquí, que tus dedos consiguen rozarme sin apenas moverse, y que tu pelo me huele a pasión, y a fantasías por resolver. Se me quedan tus letras grabadas a fuego cuando hablas de la posibilidad de vernos, y, mientras tanto, el resto del mundo sigue con su vida,Sigue leyendo «Sobran los poemas»

Primeros tantos

Mauro se instaló en la puerta y la esperó a que llegara. Ahora, solo ella le importaba. No le interesaba haber sido el goleador campeón de la cancha. Ahora buscaba otra cosa. Ya no soportaba más así, sin poner en práctica de una vez lo que él sentía como su hombría. Era apenas un cachorroSigue leyendo «Primeros tantos»

Seísmo de sábado

Amanece por la celosía. Tahir entreabre los ojos, todavía rojizos. Se los frota con fruición. Sabe que dentro de un rato le traen a Tomás. Precisa ese rato para volver en sí. De la resaca de sexo soez. Del grosero galope goloso. Pero ese rato no es otra cosa que… la mañana después. Impío vacío.Sigue leyendo «Seísmo de sábado»

Cae la Lluvia (Parte I)

Desierta es mi vida, sola, vacía. Las dunas se levantan gigantescas interrumpiendo el horizonte. Mis noches son frías y oscuras y el calor de los días me sofoca, pero aún sigo adelante, esperando lo mejor porque la esperanza es lo único que podría florecer en un ambiente tan hostil como este. Miro hacia abajo paraSigue leyendo «Cae la Lluvia (Parte I)»

Todo es sexo

El sexo mueve el mundo, el dinero… también. Ambos duermen juntos, ambos se dan placer. … Sexo por dinero, sexo por poder, sexo pordiosero, sexo por joder. Sexo con engaños, sexo sin meter, sexo en el baño, sexo sin cuartel. Sexo en el trabajo, sexo en el hotel, sexo sin colgajos, sexo con miel. SexoSigue leyendo «Todo es sexo»