Contra los guardianes de la pureza

Por: Miguel Ángel García García Sobre la poesía actual y los debates que genera. ¿Qué es poesía? Poesía eres tú, diría Bécquer. A esa pregunta puede responder también un bot de Twitter, @Poesia_es_Bot, con hilarantes tuits basados en la aleatoriedad del algoritmo con el que está diseñado, sin embargo, dentro de ese comportamiento estocástico surgenSigue leyendo «Contra los guardianes de la pureza»

Los relojes son un fénix

Hay veces que el “para siempre” se sentencia de verdad; yo nunca creí en el amor eterno pero, al igual que el poeta Redry, tu boca yo nunca la dejaría de besar. Porque antes de que vinieras a esta casa, destrocé todos los relojes; antes de que lo hicieras a mi vida, mi pasado, losSigue leyendo «Los relojes son un fénix»

Fragmento de Reality Show

«La poesía reside en la mayor conciencia de su cualidad de ladrón»Jean Genet Hace tiempo que no ocultamosnuestro rostro al castigo,cansados de estar en guardiarelajamos el cuerpo y destensamos nuestras armas. Fragmento del poema Reality Show de ©L’anima.

¿De qué están hechos los poetas?

Que de qué están hechos los poetas, me pregunta, como si yo pudiese contarle mi verdad. Seré sencilla y me aplicaré la respuesta de Enrique Gracia Trinidad: «Como dijo un amigo de Bécquer, somos como los demás y, a veces, escribimos versos.» Querida, ¿deseas que te diga más? No sé qué opinan mis compañeros. EnSigue leyendo «¿De qué están hechos los poetas?»

Viaje

Tantos reencuentros son deseados, pero unos pocos son necesarios.Me has llamado para decir, es tiempo, de mirarnos, abrazarnos.En tus palabras me visita la nostalgia, invaden los recuerdos;un instante quedo en silencio, pero no dudo, contigo no dudo, sin siquiera pensarlo te asevero, «pronto nos veremos». Olvido el presente, me concentro en el mágico puente;el traslado estableceSigue leyendo «Viaje»

No basta

Tiembla un par de manos en la densidad de la luz. Palpita un corazón humano tan fuerte que mueve el cuerpo, igual que mueve al mar la suavidad del viento. No basta para el hombre la felicidad, porque esa frágil ficción se agota en correspondencia con el tiempo, y las montañas pesadas de la existenciaSigue leyendo «No basta»

Y sonreí

Inmutable, con esa imperturbabilidad estoica,“no te preocupes por nada, son cosas que pasan”, y sonreí,sonreí con las lágrimas internas, como lo hacemos los cobardes,cuando al borde del abismo damos cuenta que somos mortales. Y sonreí,sonreí con la mirada fría del “no me importa”,todos tenemos nuestros mecanismos de defensa,cuando al frágil corazón lo abandona la tropa.

Ámbar

Te quiero, y no lo digo sin causa de razón, es muy fácil quererte, tan fácil como decir sin hacer, como prometer y no cumplir, como dejarse llevar por la vida y terminar perdido en el pajar. Sin embargo, te cuento, para mí no ha sido fácil. Si bien sentir afecto por tu persona seSigue leyendo «Ámbar»

Octavilla de azares

¿Cuándo decide el viento tomar ruta cardinal? ¿A dónde llega al final?, si es que tiene destino. ¿Acaso no hay sentido aliento de esta vida? Cautiva, aún redimida, pendiente del buen tino.

Silva sutura

Susurro penetrante, alfiler en ojillo, bordando ideales sin orden común. Tejedor arrogante, jugando a lazarillo, punteaste costuras dejando algún hilacho ora sobrante. No te sueltes hilillo, tus retazos parchan mis huecos aún.

Ceniza

Ardo y no de placer si me lames las heridas sabiendo cómo me llaman, pero no cómo respondo. Apartas la mirada de mis alas rotas al chocarse con la mía. Son bonitas, están partidas. Me consume pensar que escribo más fórmulas que pétalos en verso, que, aunque me desvíe acabo hablando de hogares imposibles ySigue leyendo «Ceniza»

Te quiero como antes

Y quiero de vuelta, y quiero ahora, nuestros cuerpos apasionados, nuestros cuerpos como antes. Y aludo por aquellos segundos, momentos indispensables, momentos infernales, momentos tan tuyos y míos. Y espero por aquellos minutos, besos candentes, besos desgarradores, besos tan tuyos y míos. Y añoro por aquellas horas, caricias sedantes, caricias celestiales, caricias tan tuyas ySigue leyendo «Te quiero como antes»

Huellas en la Arena

No lo hagas, te lo suplico, rumor de espuma blanca, no borres su rastro, no toques su esencia. ¡Deja que mi alma las siga! ¡Deja que la mirada se pierda! No lo hagas, marea errante, no lo hagas, azul infinito, no borres la silueta, no roces su piel todavía, no deshagas con impaciencia, el senderoSigue leyendo «Huellas en la Arena»

Alquimia

Solo es esencia, un sorbo intenso, luz, luna y tierra, que conjuga los elementos, los instantes del ayer, el elixir de tu pelo, aquellas gotas de lluvia, y la magia de tus dedos. Solo es materia, mortal necesidad, y la hiel de la mentira para crear el brebaje, el bálsamo perfecto, la pócima alquimista, queSigue leyendo «Alquimia»

Enredados

Te escabulliste, un buen día, de improvisto, haciendo ruido, y marcando el terreno. Y te fuiste, sin escrúpulos, sin miramientos, solo el adiós compartido y un icono de ironía, en el muro de las lamentaciones. Y la razón de tu huida, de tu sutil misericordia, de tu palabra maldita, de tu historia fatídica y deSigue leyendo «Enredados»

Suspiros de Aguamarina

Con el rumor de las olas, cual caricias infinitas, tus manos sueñan desnudas, firmes al viento, sintiendo la arena escapar lentamente entre suspiros, arrullos y lamentos, por la playa de mis pesares, en aquel mar de mi sustento. Sigo tus huellas en la arena que me conducen, sin quererlo, a los confines de tu mirada,Sigue leyendo «Suspiros de Aguamarina»

Dudas

Dudas en tu ceño fruncido, en el azul de tu mirada, en el color de tus labios, en esa arruga descalza que deja huellas en mi alma. Dudas en la frente marchita, en las manos del tiempo, y en esa pluma dormida que va componiendo versos en el altar del ocaso, bajo el dintel deSigue leyendo «Dudas»

Sentidos

Y escucho el aullido de mi alma resonar al son de tus campanas, mientras va volando la velada de mi piel ya resignada.   Y siento la brisa de tu respiro rosar mi impetuoso delirio, cuando te espero entre suspiros en nuestro dulce recóndito capricho.    Y veo tu mirada engreída deslizar su ternura amarga, mientrasSigue leyendo «Sentidos»

Amor Cotidiano

  ¡Cariño! Te llamo cariño y no sé si es suficiente, si te hiere al oírme, si te molesta en la calle. ¡Cariño! es tan fácil llamarte, sentir tu mirada, referirme a ti, sin querer o queriendo, no sé ya bien lo que digo. Y en la casa, por el pasillo, te llamo cariño ySigue leyendo «Amor Cotidiano»

Jugando en la Playa

Con mi alma en la maleta, bohemia de sueños rotos, escudriño por los rincones, buscando nuevos días y luces, alguien cercano y nuevos aires. Estoy perdido, y me encuentro buscándote. Estoy sendiento y cruzo miradas vacías de viento y tierra. Estoy esperanzado, Y oteo horizontes difusos de orillas eternas y amaneceres inquietos. Y por finSigue leyendo «Jugando en la Playa»

Amor

Como luz cálidamente sublime, acoges y recoges deprisa, las recónditas llagas torrenciales, de la desfachatada pena desnuda, que aglomera sosegadamente esta vida.   Pero dócilmente, con tu suntuosa ternura, acaricias el purgatorio perenne, de la apoteósica razón canalla, que carcome ineludiblemente, los pasos íntimos de la alegría.   Y, el gradual fruto de tu obra,Sigue leyendo «Amor»

Atardecer en la Playa

En tu orilla apostado, con los pies sumergido en la espera, escudriñando tus entrañas, tu pasado, tu corriente traicionera. E intento descubrir los restos del naufragio, estoy atento a las huellas, pero tus aguas regresan sin rastro, en silencio, de soledad altanera. No hay respuesta posible, la espuma no me dice nada, las hojas enSigue leyendo «Atardecer en la Playa»

La Despedida

 Sin más, el tren se fue, despacio, sosegando el pasar de una vida bohemia. Y el chasquido de metal, sonó como portazo hueco, ¡ el tren ya se va! y agitando la mano, despido, quizás, alguna verdad, un refresco y una carta, aquella de la victoria, el as con el que gané la partida. PeroSigue leyendo «La Despedida»

Yerma

Es inútil nada crece ni la savia verde, ni el agua brota, ni el aire sopla; la tierra enloquece, la grieta asoma roturando la noche, repleta de carcoma. Es inútil, nada florece, ni el color de vida, ni la roja amapola, ni el frondoso laurel, que adornaba tu estola. Es inútil, te fuiste para siempre,Sigue leyendo «Yerma»

La Soledad de tu Ausencia

Se quiebra el sentido de la noche, con las palmas abiertas, el alma en carne viva y la mirada de agua, que fluye lentamente en ese amanecer sombrío. Todo se marchita en la hoguera: la dulce carta perfumada, el lazo entregado la caricia infinita el roce de tu piel, los labios apasionados el eco deSigue leyendo «La Soledad de tu Ausencia»

Recordando tus Besos

En esa pasión que sobrecoge, que achica los sentidos que empequeñece el alma en ese instante del olvido, me entrego por entero, con el corazón partido, esperando tu ausencia tu dolor enloquecido; y cuando los recuerdos afloran, cuando el tiempo parece dormido, cuando la razón explora aquellos recovecos perdidos, todo me lleva a ti, sonámbuloSigue leyendo «Recordando tus Besos»

Por la Calle del Olvido

Perdido en el aroma de tus balcones, paseo absorto por calles en penumbra, sumido en el reflejo de tus razones, y en el asfalto gris de tu hermosura. Y me embriago de sueños, escondido en el jardín impoluto del encuentro, donde el espíritu, sutil y distraído, mora resoluto en tu misterio, en aquel corazón abstraído,Sigue leyendo «Por la Calle del Olvido»

Tu recuerdo me consume

Bajo tu fuego lento me consumo, quemando el aire en mis manos, que alzan suspiros al cielo, buscando una mañana soleada, deslumbrante y cierta, que reparta bohemias razones y comparta sabores añejos. ¡ Oh sabor dulzón que atardece al compás cantarín de mil plegarias! Raya el agua la vereda, que transparente recorre el alma deSigue leyendo «Tu recuerdo me consume»