Ana InVerso

Nací en el norte de España en febrero de 1976 pesando lo justo para que supieran que ya estaba en el mundo. Conservo de aquel día mi pequeño tamaño y mi gusto por pasar desapercibida. Escribo, desde muy joven, bajo el mismo impulso instintivo que obliga a un recién nacido a chillar a pulmón despiadado. Escribir es respirar, sin más, y no sabría vivir con menos.


Todos sus escritos