Como gotas de lluvia

Avanzan a su propio ritmo, pequeñas gotas de lluvia  a lo largo y ancho del parabrisas de aquel viejo coche que serpentea por las calles  de una ciudad sin nombre. Se mueven  sin un destino concreto, sirviendo como reflejo de la percepción sobre la vida que tiene el hombre pensativo que las observa detenidamente sentadoSigue leyendo «Como gotas de lluvia»

Petición ilusoria

Gran ente divino,  deja caer tu manto impoluto  sobre la superficie de la Tierra,  y alivia las tribulaciones cotidianas  de sus habitantes. Irradia tu luz y aleja la oscuridad  de todos los rincones  conocidos y por conocer del planeta. Silencia con tu potente voz  los gritos de miedo y zozobra de aquellos frágiles individuos incapaces deSigue leyendo «Petición ilusoria»

Lo que trae el viento

Inhalo vivencias y exhalo recuerdos que se dispersan en el ambiente,  algunos de ellos viajan movidos  por el viento hacia un destino incierto.  Vivo anhelando que ocasionalmente alguno de ellos  regrese a mí, con el ánimo  de poder apreciar las alteraciones  en su forma  y en su contenido, desesperado por saber  cuánto he cambiado yo. 

La infalibilidad del azar

En el azaroso  juego de la atracción, uno lanza los dados con tal grado de esperanza, solo para que al final  la otra persona mire el resultado  con indiferencia y aparte los dados  de su vista rápidamente. En última instancia, no se puede hablar de certeza, ni pedir clemencia al cielo, lo único que resta Sigue leyendo «La infalibilidad del azar»

La última tormenta

Furiosas, golpetean las gotas  de una incesante lluvia, impulsada por el angustioso viento, y no se puede evitar asimilar  el parecido de estas como balas fulminantes,  contra el maltrecho cuerpo de un individuo, quien solitario e inmerso  en la borrosa y oscura noche grita fútilmente, hasta que el cielo se apiada de él  y leSigue leyendo «La última tormenta»

Encrucijada

Ahora que la marea provocada por el impostergable paso del tiempo, ha borrado los últimos recuerdos impregnados en la fina arena, cuya extensión alcanza a llegar hasta donde la mente es capaz de volverse a encontrar. Es en ese momento en el que incluso la más débil e insostenible reminiscencia se vuelve contra su creador,Sigue leyendo «Encrucijada»

Desasosiego

Envuelto en tinieblas un hombre corre presuroso, agotado por el eco  de sus propios pasos. Presa del pánico, se siente constantemente perseguido, incapaz de ignorar  el frío que recorre su cuerpo. Resulta en vano intentar escapar, pues desde hace tiempo atrás él ha quedado atrapado  en su memoria. Víctima quizás  de las circunstancias, su pobreSigue leyendo «Desasosiego»

Andanzas

Extraño es que la cercanía  pese más que la distancia, pero lo es aún más  que una contradicción  tan burda como esa permita a las manecillas  de este reloj de bolsillo  llamado vida  corretear libremente. Y que en su desenfrenado avance  se desenvuelvan cientos de historias,  algunas de las cuales pueden congelarse  y ser eternamenteSigue leyendo «Andanzas»

Una partida para dos

Parece que los dos hemos llegado a la misma inescapable conclusión. Pero somos bastante parecidos el uno del otro y ninguno moverá sus piezas del tablero. Sí, aquello que llaman enamoramiento  puede verse como un juego de estrategia. La pregunta real en este caso es si alguno llegará a romper el status quo, y cómo será la forma enSigue leyendo «Una partida para dos»

Luz pálida

Miedos trascendentales pululan en el rincón de la razón, desgastando el tejido de la cordura  que solloza de dolor al ser rasgado.  Atraen a mil y un demonios,  que se agolpan uno tras otro para tener una mejor vista de aquel espectáculo  tan descorazonador. Finas telarañas se forman en el lugar donde alguna vez fueronSigue leyendo «Luz pálida»

Entre rosas y espinas

Llego hacia el lugar en el que te escondes  de la mirada hostil de la sociedad, el camino está marcado completamente  por un pasillo repleto de espinas, desde que te conozco siempre he estado cruzando  caminos llenos de un doloroso silencio para poder llegar hasta ti. Pero al mirarte a los ojos,  mis pensamientos cesan,Sigue leyendo «Entre rosas y espinas»

La fatalidad de una atracción desmesurada

¡Oh cruenta daga azulada! Que atraviesas suavemente  la piel del iluso soñador, viendo frustrada su enloquecida esperanza de poder atestiguar un amanecer más, en compañía de tu pulcra y fría hoja.  Dulce dama de acero inoxidable, sensual en tus curvas y movimientos con los que más de uno queda hipnotizado hasta que más pronto queSigue leyendo «La fatalidad de una atracción desmesurada»

Noche de marzo

Nuestras miradas se cruzaron esa cálida noche de marzo,esbozaste una hermosa sonrisa,yo te devolví el gesto.Tu mirada siempre pendiente de la mía,inundando de alegría mi corazón.Nuestros ojos siempre fijos en los del otro, espejos del corazón.Nunca olvidaré aquella tierna y cálida noche de marzo.

Una compañera anónima

Eres la constante  que permite a mis vacilaciones corretear libremente en el campo de mi mente. El tornillo sobrante perdido en algún rincón anónimo  de aquella extraña y compleja maquinaria invisible que intenta sobre la marcha, darle cierto sentido a los pasos que doy. Actúas como si fueras mi propia sombra, intentando demostrar una ySigue leyendo «Una compañera anónima»

Ciclos remanentes

Quizá esta ciudad no sea lo suficientemente grande como para dejar de encontrarte una y otra vez entre una multitud de rostros vacilantes, o quizá la verdadera razón es que mi ser se muestra reticente a abandonar la idea de dejar de buscarte incesantemente, aun estando consciente del enorme abismo que existe entre tu recuerdoSigue leyendo «Ciclos remanentes»

Contraposiciones

Recibir al miedo a lo desconocido como un amigo entrañable. Ponerle límites a aquello que se escapa de las fronteras de la imaginación. Caer en un ciclo eterno, y seguirse dando cuenta de cuál es el principio y cuál es el final. ¿Cómo perseguir objetivos que parecen un sinsentido sin perder el fino hilo deSigue leyendo «Contraposiciones»

Andanzas a media luz

Pocas cosas pueden levantar la moral de un hombre que deambula por las penumbras de lo extraño, sometido al violento frío de la enajenación, y a las sucesivas ráfagas de viento que lo desprenden de su propia confianza en sí mismo. Una caminata con los últimos rayos de sol cayendo sobre su rostro, el sonidoSigue leyendo «Andanzas a media luz»

Escritos en la oscuridad

No soy un romántico empedernido, pero eso no importó a la hora de romantizarte. ¿Acaso no puedo dejar que el choque grisáceo de la realidad desfibrile mi corazón y deconstruya mi espíritu hasta su última partícula? Quizá valoro en exceso la sensación de perpetuidad y desdeño el proceso natural de caos y creación.

Recuento de un viaje

Tras un largo camino recorrido de varios años sosteniéndote como un hilo atado persistentemente a la realidad concebida con tonos y matices particulares. Observando constantemente como te desdibujabas y te volvías a recrear desde tus trazos esenciales. Lamentando cientos de hechos indescifrables y verdades aparentemente contradictorias. Fue así que con un simple cambio de dirección todoSigue leyendo «Recuento de un viaje»

Fragmento de una vida

Aún se alcanzan a escuchar a las lágrimas derramadas goteando sobre las múltiples  heridas, y aquellos cansinos lamentos que sofocan el silencio de manera intermitente. Emergiendo de la oscuridad, se aprecia un rostro comprimido por la presión del vacío, agrietado por la desesperanza que representa el cúmulo de oportunidades perdidas, y temeroso por un futuroSigue leyendo «Fragmento de una vida»

Inmersión

Tus ojos son dos lagos profundos envueltos en una oscuridad palpable, siempre que los veo me pregunto por la clase de quimeras que emergerán de ellos de tanto en tanto. Tal parece que no tengo más remedio que adoptar el papel del paciente pescador, y esperar en el infinito silencio alcanzar a ver destellos deSigue leyendo «Inmersión»

Una dedicatoria breve

Escribo con la pluma de mi corazón y con la tinta de mi alma, delicados versos que aguardan el momento tan ansiado, para rozar tu piel, sentir tus labios y cobijar cada partícula de tu ser, con los atentos deseos de un hombre que se jacta de haber visto todo, pero que no ha experimentadoSigue leyendo «Una dedicatoria breve»

Elevador

Pulcra jaula en movimiento, cápsula de aspiraciones y desencuentros que abre sus puertas al placer de extraños y caras conocidas. Nadie se queda más de la cuenta en aquel frío y asfixiante lugar, vagos ecos de las voces que lo habitan parcialmente  chocan en sus rincones olvidados. Es indiferente cuántas veces suba o baje,  puesSigue leyendo «Elevador»

No me quedaré solo viéndote

No me quedaré solo viéndote, sé que arruinaría el paisaje que es tu rostro si me lanzo directo hacia ti, pero no me importa, podremos sonreír sin tapujos, mirarnos sin remordimiento, hablar hasta que la luna y el sol se saluden, no es un sueño, pero parece uno porque estás en él, no es imaginaciónSigue leyendo «No me quedaré solo viéndote»

Tiempo derramado

Una taza repleta de tiempo  ha caído irremediablemente al piso. Tratar de recoger el líquido  sólo hará que las manos  acaben manchadas de vagos recuerdos. Soltar sendas lágrimas por tan preciosa sustancia  terminará por diluirla,  arrebatándole sus sensibles propiedades. Revolotear frenéticamente el charco que se ha formado,  distorsionará el reflejo de nuestra propia imagen.  ReflejoSigue leyendo «Tiempo derramado»