Soldados de plomo

¿Qué crees que haces? ¿Juegas a los soldaditos? A pasos rítmicos avanzas. ¿Hacia dónde? ¡Baja ya las armas! Da frente al corazón. ¿En dónde estás? Que no te escucho; dicen que surges de la palabra, que ya no existe, son cofres vacíos, silencio puro. El mundo entero llora, lágrimas pintadas de carmín corren como ríos. ElSigue leyendo «Soldados de plomo»

Oficial: no hay esperanza para México

Al día de hoy, el gobierno mexicano ha demostrado dos veces consecutivas de manera contundente su incapacidad para analizar una escena del crimen. En menos de una semana, ambas tragedias (la de Playa del Carmen y la de Monterrey) escapan a la capacidad de análisis de las autoridades mexicanas: En Playa del Carmen se manejaSigue leyendo «Oficial: no hay esperanza para México»

Game over

Este era un ladrón rápido; no como los otros. Pero él confiaba tanto en sus habilidades policiacas como en su condición física para atraparlo. Le disparó por tercera vez y por tercera vez falló. ¡Maldita sea! En verdad era escurridizo. Volvió a correr tras él… Si quería darle alcance, tendría que reducir la distancia entreSigue leyendo «Game over»

Hebrón

Ellos no entienden. Ninguno entiende nada. Solo miran, hablan y se van. No entienden y se van. No entienden y hablan. No entienden y justo por eso, solo miran. Y se van. Veo a sus hijos preguntar y ellas les contestan: cuando crezcas lo entenderás. ¿Por qué no les explican? Que yo aunque también soySigue leyendo «Hebrón»

Me cansé de esperarme

Me cansé de esperarme, porque estoy cansada de que me digan lo que tengo que hacer. Me cansé de no saber que hacer con mi vida, mientras tú supiste en todo momento que yo no formaba parte de ella. Me cansé de darme consejos que simplemente me destruían más. Que yo no quería consejos, yo…Sigue leyendo «Me cansé de esperarme»

El escritor (II)

Así iba trazando su dolor Errando por las calles, Recreando cada detalle y Lamentando cada error.     No importa que falles -Le dijo a su reloj- Pese al pesar no calles Aquello que arde en tu interior.     Mas como aclarar tal hastío: -Estos inefables sentimientos Habiendo nunca sido míos Ahora tangibles enSigue leyendo «El escritor (II)»

Reivindicación

Suenan las campanas… sólo el eco rueda por las calles añorando libertad. La lluvia teñida de rojo ha manchado nuestro suelo. Coatlicue llora, ¡Tierra sagrada! ¡Que has sido arrebatada!. Del cielo caen aves ya sin alas. Huitzilopochtli está enojado —¿dónde están los guerreros?—, quedan indiferentes fantasmas. Y en esta noche sólo la lluvia se escucha,Sigue leyendo «Reivindicación»

Cómo se desgasta el alma

Con el tiempo contra viento, se vuelve algo adicto el silencio de aquellas palabras que ya se fueron. Así se desgasta el alma, drenando la importancia de los besos y él te quiero escrito en carta . Mientras el vacío crece dentro la cama, donde nuestros cuerpos dejan gotas de rabia, de la dulce melancolíaSigue leyendo «Cómo se desgasta el alma»

Maldita menstruación

Maldita menstruación que llegas cuando más feliz estoy ¿qué quieres? no me lo recuerdes no he de llorar solo quiero un poco de té ¿por qué me odias tanto? ¿qué te hice yo? para que me pagues con tanto dolor.     Maldita sea la sangre que solo llega a incomodarme ¡y es que hoySigue leyendo «Maldita menstruación»

Rosas tenebrosas

Encuentras muchas rosas hermosas, rojas y moras, peculiarmente fascinantes con un aroma excitante. Las tomas con delicadez y suavemente el ardor de las agujas envenenadas, conmueve tu cuerpo. No entiendes las razones, de las rosas espectaculares, por ser horriblemente dolorosas feroces, crueles y tenebrosas. Pero aún sigues admirando, como fascinado su belleza, mientras silenciosamente suSigue leyendo «Rosas tenebrosas»

Pasado

Aún ahora tengo momentos en los que no puedo evitar mirar atrás, bien atrás, cuando aún era un crío en pleno aprendizaje. Todo lo que necesitaba era salir a la calle y sobrevivir un día más, no me importaba el amor, ni el dinero, ni el futuro, sólo quería ser alguien en ese mismo instanteSigue leyendo «Pasado»

Renuncio al «amor»

Lamento decepcionarlas, pero abuela, tías y mamá; mi sueño es: no llegar nunca a ningún altar disfrazada con un absurdo vestido y mil pasadores en la cabeza. Encadenándome a alguien para toda la vida. No quiero ser muñequita de pastel. Porque odiaría caer en la rutina, de levantarme todos los malditos días de mi vidaSigue leyendo «Renuncio al «amor»»

El amor

El amor es un préstamo del tiempo que embruja los sentidos, que engaña el pensamiento. El amor como vórtice del alma, el placer de los sentidos infinitos que cuentan los minutos, los olores, los suspiros. Un amor simplista, un amor de casta que trasciende al plebiscito, que cuenta los diminutos valores, no los cirios. NoSigue leyendo «El amor»

Nostalgia

El suspiro del cielo me acaricia, y llanamente una gota de nostalgia paulatina se desliza suavemente en mi pecho. Mientras mis pensamientos incandescentes pintan un mundo sin besos, besos que sacuden mi gran duelo. Me quedo inconsciente, indecisa si despertar, o seguir en este sueño profundo por siempre, pero decidir es el fuerte de laSigue leyendo «Nostalgia»

Mejores tiempos vendrán

Hundida en un abismo gris del cual no logro salir, mi alegría la he dejado ir y la abulia es la nueva emperatriz.   Esta situación desespera, pierdo la esperanza de vivir libre en bonanza cuando el adeudo no espera.   Como poder soñar si lo más básico no puedo comprar, algo debo estar haciendoSigue leyendo «Mejores tiempos vendrán»

Cáete pero no olvides levantarte

Sé que a veces es como si todo se nublara y el cielo cayera sobre ti. Que te sientes solo a pesar de estar rodeado de tanta gente. Sé como duelen los silencios. Conozco el dolor que ocurre antes del llanto y cómo duele una lágrima al nacer. Como nace un nudo en la gargantaSigue leyendo «Cáete pero no olvides levantarte»

Volviste

Nos sentíamos unos críos. Qué era eso de echar tanto de menos a alguien a nuestra edad, qué hacíamos a tantos kilómetros, cuando nuestro lugar siempre era cerca del otro. Pero no podía evitarlo, te llevaste tantas cosas contigo, aunque ambos supiéramos que en poco tiempo volviéramos a estar juntos, fue como dejar marchar unaSigue leyendo «Volviste»

Ella no es amor a primera vista

Ella es de esas que a simple vista no llaman la atención. Es la típica morena de labios jugosos que usa jeans y camisetas por comodidad, que no tiene una cadencia singular al caminar, ni usa faldas o vestidos, dice la palabra “mierda” más veces de las necesarias y ni siquiera usa bisutería como las mujeres deSigue leyendo «Ella no es amor a primera vista»

Aún así

Otro día mas vuelvo a perdonarme. Uno más donde tu y yo no somos uno.   Y pasa el tiempo poco a poco diciéndonos que estamos hechos el uno para el otro.   Pero hacemos oídos sordos porque nos gusta fingir esa falsa libertad dependiente de nuestros labios.   Aún así, seguimos volando alto rozandoSigue leyendo «Aún así»

Fuensanta

Yo sé que tú, fuente del amor, -decía- volarás en playas naturales y al margen de la cirugía extirparás el aliento a jóvenes vivales. Siendo tu mente piloto del aire, dueña e inocente, yo, en mi nido de algodón soñaré que sueño que sueñas, y pondré a remojo el corazón. ¡Qué tarde se hace temprano!Sigue leyendo «Fuensanta»

Atajos de amor

Desconocemos el sabor del dulce amargo, de aquellos segundos elegidos para desperdiciarlos. Aceptamos el ácido que acelera nuestro ritmo de momentos eufóricos hacia la utopía del ser el elejido. Creemos las mentiras que nuestros ojos iluminan, pero el veneno hipnotiza nuestra vista de las grimas. Olvidamos el brusco movimiento de los roces plácidos que derramanSigue leyendo «Atajos de amor»

El sinsabor de mayo

Hay un paraíso ahí fuera donde yacen nuestras lides; se enmascaran, perplejas, las estrellas en deslices y, sorprendidas y exhaustas estallan en colores que viajan en el tiempo del sentido del espacio. Hay un paraíso ahí fuera que está lleno de matices; de tragedias y de amores, amores púrpura en cálices que arden de soslayo;Sigue leyendo «El sinsabor de mayo»

Divina presencia

Si honesta conmigo soy se que acompañada donde quiera que vaya estoy. Más que una compañía física es una presencia espiritual me dice donde ir, que hacer y decir, tal cual. Si mis oídos no presto a escuchar me parecerá que paró de hablar, aunque eso sea imposible pues la siento casi tangible. Es difícilSigue leyendo «Divina presencia»

Disease

Ha llegado el momento que más temía. Ya no sé qué más escribir sobre ti, ya no sé cómo escribirle al mundo esto que me haces sentir, soy incapaz de que las palabras expresen lo que estoy viviendo, tal vez porque esto no se puede describir con palabras. Quizá todas las letras que pueda juntarSigue leyendo «Disease»

A vosotros

Esto es una carta de disculpa y agradecimiento a aquellos que me han sostenido, impulsado, levantado, guiado, y aunque también he tropezado por ellos y con ellos, les debo todos los pasos aprendidos, las carreras, los saltos, hasta las huidas. A vosotros, pies, os quiero pedir perdón por decir siempre que sois más feos de lo que realmenteSigue leyendo «A vosotros»

Tómame

Ven y bébeme, gota por gota saboréame; que soy tuya y de nadie mas sólo hoy, que no hay restricciones; ven y enrédate conmigo pon tu pierna sobre la mía y olvidémonos de la vida, entrégate a la inmortalidad junto a mí funde mi alma con la tuya. Busca el cielo entre mis piernas, ySigue leyendo «Tómame»

Amor nocturno

Cuando te pierdo de vista me entristezco.Vuelo por otros continentes solo pensando en ti. Imploro durante ese corto viaje, que el tiempo me permita verte a mi vuelta.Que las nubes no me oculten tu belleza. Salgo como todas las noches deseando contemplar tu grandeza.Día tras día me he ido enamorando de ti. De tus azules ySigue leyendo «Amor nocturno»

Amores del Ayer

Enorme el bagaje de caricias que guardo en mi cajón, allí en la buhardilla secreta, con tibios recuerdos y una canción. Y te pienso, muy lejos en el ir y venir diario de tus emociones, seguro de tus citas, fugaz en tus amores. Y aquel discurso desatado, volvió de nuevo a la botella que tirasteSigue leyendo «Amores del Ayer»

Pre-humanos

Estoy podrido. En el viento sólo existen los tornados, nada de brisas plácidas que acaricien a los desamparados. Fijaros en los cortes: las grietas en mis ojos que una vez fueron faros, ahora, me dan de lado. No hay nadie que palie la enormidad de este tinglado, ni timbre para bajarse hay, ni grados paraSigue leyendo «Pre-humanos»

Flores Suicidas

Gafas de cristales oscuros cuyos ojos cobrizos vigilan desde las ventanas del alma. Observan expectantes resguardados bajo una chaqueta de cuero prestada y los mismos pitillos desgastados de siempre. Azules o negros, esperan a una nueva mirada tuya mientras, embelesados, se deleitan celosos con los cabellos rizados de tu pelo. Lluvia y un amanecer pasadoSigue leyendo «Flores Suicidas»