Cuando lo tenías todo

Por qué te tumbas en silencio, ¿has encontrado algo en él? por qué callas. ¿Qué te gusta tanto del silencio? ¿que harás cuando encuentres las respuestas? ¿lo romperás? Si nunca supiste explicar qué sucede cuando ya no queda nada qué te queda ahora, si tampoco tienes la palabra.

Un poeta a la deriva

una lejana soledad marina se enmudece en el alma de quienes han llorado anocheen mis versosalguien clama por lanzarse al maren tus ojosalguien pide encontrar el timónla velase bambolea en el vientomis nochesme dicen que te olvidé poeta o poetisaquien esté del otro ladoseas humano o estés felizuna tormenta ha comenzadoel ancla al fondo haSigue leyendo «Un poeta a la deriva»

El sonido del silencio

Desde mi silla favorita te escucho hablar. En verdad no es un asiento cualquiera, es más una butaca, una especie de silloncito que me regalé para sentarme a pensar. Siempre me ha gustado perderme entre la niebla de mis pensamientos viendo el mundo rodar, lejos de todo. Demasiado lejos también de ti, quizás. Hoy irrumpisteSigue leyendo «El sonido del silencio»

Hay ruidos

Hay ruidos sin sentidoY otros con sentido,Los hay mal sentidosY también consentidos. Los hay desgarradosY están tus suspiros.Están los ruidos rumorososY los que se saben ciertos.Hay ruidos azucarados,Como orgasmos,Hay ruidos que se callanY otros que se cantan. Hay ruidos que, sin embargo,Despiertan una sensación.Algo ora dulce, ora amargo,Ora adictivo como canción.Se alojan en nuestra piel,NuestraSigue leyendo «Hay ruidos»

Scherzo, colpa: Momentz

-Cierra los ojos.  Prestas atención al sonido equivocado. Esa brisa en la montaña es más escandalosa que el tren. Concéntrate en lo que ves; la pradera, las flores. ¿Y si te bajas en la siguiente estación y cazas un diente de león? Un instante, un soplo. Un deseo. -Cierra los ojos. ¿Qué es lo queSigue leyendo «Scherzo, colpa: Momentz»

Respirar

Frenazo en seco. Todo cambia de repente y cerrar los ojos es el único modo que tengo para que te hagas presente.   Todos aquellos planes, nuestro ritmo acelerado, las noches que no dormimos, los nervios de los viajes, las fotos en cualquier lado.   Todo se ha puesto en pausa, te busco y noSigue leyendo «Respirar»

Hoy he sido testigo

Me ha recogido un silencio propio de un amante descorazonado, y me he visto reflejada en su estrecho regazo. Me ha cuidado como una madre y ha comprendido a la primera que los defectos también son los que llegan a construir a la persona que somos. Me ha recogido un silencio que no es patriaSigue leyendo «Hoy he sido testigo»

Memoria de acceso aleatorio

Mi memoria es enormemente defectuosa y aunque tenga en frente de mí a esa persona que no he visto en años, no logro recordar mayores detalles. Porque la memoria también trabaja con palabras. Un saludo afectuoso hace sentir sensaciones ocultas, pero son las palabras las que hacen brotar imágenes, una detrás de otra, como cuandoSigue leyendo «Memoria de acceso aleatorio»

Grito pegado

Un grito, y se acabó. Subía, se multiplicaba Nuestra voz; Y al final de la escalada Un grito fue pegado Que todo lo silenció. Se instaló un silencio sonoro, Cacofónico, doloro, Que dice mucho más Que el más largo hablar, Que grita mucho más Que el más alto gritar. ¡Pobre de mí! En esta domésticaSigue leyendo «Grito pegado»

Corazón aliviado

Hoy murió un amor. No hay nada de qué hablar. No me quiere hablar. Y francamente, yo tampoco. No me inquieta ese silencio. Me agrada, me acalla. No me ametralla. Rebota. Si me insulta, me resbala. Si no hay ningún milagro, pero milagro en serio, esto ya se acaba acá. Pero, ¿y la ilusión? EsaSigue leyendo «Corazón aliviado»

Roxanne

Apenas entró al billar la reconocí después de tanto tiempo, pero a la vez se veía bastante distinta de la que recordaba. Su cabello negro abundante se le veía un poco apagado como si ese día no se lo hubiera lavado, y nunca la había visto usar leggins. Tenía ese aspecto de chica rockera ochentera,Sigue leyendo «Roxanne»

Scherzo, colpa: The P is silent

Parte de mi condición me impide ignorar lo que me rodea, esto hace de mi rutina una sesión involuntaria de altruismo. Cada día, cada estación, cada persona. Disfruto del subterráneo y sus curiosidades, intrigado por las historias que le acontecen y le preceden. En algún tiempo me quejé y lo detesté tanto como el siguienteSigue leyendo «Scherzo, colpa: The P is silent»

Si andamos por la calle…

Oda al silencio Si andamos por la calle, Me angustia que se calle Mi voz y que no la halle. ¿Dónde estará sepulta, Dónde estará, en qué parte, La oculta lengua culta Que uso para hablarte? ¿De mí qué pensarás Viendo alrededor más Palabra en los demás? ¿Estarás deseando Que te haga rica charla DeSigue leyendo «Si andamos por la calle…»

Silencio

¿Cuándo comencé a ser más errático que acertado? ¿En qué momento se acumularon más los errores que los aciertos? ¿Son acaso la misma pregunta? ¿Estoy formulando mal las preguntas y es por eso que me alejo de mi propia comprensión y entendimiento? Estoy casi seguro de que eso de las preguntas tiene un primer inicio,Sigue leyendo «Silencio»

El muro

Me descubro en el silencio.Roto por la melodía del aguacayendo por la cascada,con el sueño y la esperanzade volver a la libertad de un marque aún hoy sigue siendo estanco.Aún refleja mi piel aquellos díasen los que el sol tapaba con su brillola sombra que enfriabalos rincones de mis entrañas.La sombra de aquel muro,sin licencia,queSigue leyendo «El muro»

Desesperación

Doy vueltas por la habitación, parezco una fiera enjaulada. Me siento pero me levanto enseguida como si tuviera un resorte que me hiciera saltar. Me acerco y te miro, sigues igual, no hay ningún cambio. Se me escapa el aire que retenía en los pulmones; no me había dado cuenta de que me estaba ahogando.Sigue leyendo «Desesperación»

Silencios de Hospital

La vida es lo que te va ocurriendo mientras caminas. Unas veces el paisaje es agradable y otras desechas la idea de recrearte en él por lo árido de sus colinas. Así, los avatares del destino caprichoso hicieron que pasase la noche en el hospital para acompañar a mi madre, aquejada de una angina deSigue leyendo «Silencios de Hospital»

Última carta al viento

Finalmente,cráneo abierto, ojos cerrados.Escucho el silencio del disparoque me ha dejado tirada en el suelo.El pasto mojado anochece.Miro nublado, perono volverán a llover mis pupilas. He vivido sola,he comido sola,he dormido sola,y…he muerto sola,pero les juro que no fue la soledadla que hizo del jardín mi pedestal. Me he podrido viva,porque no he podido yaSigue leyendo «Última carta al viento»

Hasta luego

Aunque todo parezca que acaba, la llama verde brillante está cerca. Oigo voces que preguntan por ti, pájaros que desean escuchar tus melodías; algunos las repiten por donde pasan. Ante la piedra bañada en aguas saladas, están los cuadernos durmiendo. El diario abierto por la mitad, el viento moviendo las hojas esperando ver más letras.Sigue leyendo «Hasta luego»

Un final distinto

«Ella tenía la sonrisa más preciosa que jamás había visto, los ojos más sinceros que jamás pude conocer. Ella desprendía la felicidad de la que todo el mundo quería formar parte. Pero lo que nadie sabía, es que dentro guardaba el dolor más fuerte que nadie había sentido. Y yo, estaba dispuesto a quitar cadaSigue leyendo «Un final distinto»

Palabras abandonadas.

Alguna vez te has preguntado: ¿qué pasa con lo que nunca dices? ¿Qué pasa con aquellas palabras nunca pronunciadas? Pues bien, tengo la fortuna o desgracia de encontrar aquello que la gente nunca dice. Así como algunos tienen la habilidad de ver a los muertos, yo veo y escucho las palabras que los demás seSigue leyendo «Palabras abandonadas.»

Río sin rumbo

No tengo rumbo. No tengo cara. No tengo historia. Nada. Tristeza. Soledad. Silencio. Vacío. Miedo. Inmensidad. La bahía se mece de un lado, el río color león se embravece del otro. La escollera tiene ese qué se yo, que divide aguas, separa… aleja… aparta del inalcanzable horizonte donde Yasí, desesperada, busca a su amado. EcosSigue leyendo «Río sin rumbo»

Diario de mi casa (parte IV)

Nunca hablo con papá de eso que me pasa. Con mamá, ni loco. Es raro, porque me parece que con papá hablaría. Pero no sé por qué él no me habla. ¿Le tendrá miedo a mamá? Yo ya estoy empezando a imaginar cosas. Pero no, mejor, no me las imagino. Porque si abro la boca,Sigue leyendo «Diario de mi casa (parte IV)»

Del verbo soy

“¿Y qué haré yo cuando el bizarro soy sea el último latido que mi corazón dé? –A(c)rte. Los días se pasan en la eternidad, Me hallo partícipe de un macabro sueño. El cuerpo desnudo arde en llamas de un infierno paraíso de mis demonios. Cada uno lleva tu nombre: Soledad perfecta. Moribunda atrapo ayeres. Me estásSigue leyendo «Del verbo soy»

Tempestad crea silencio

Quisiera explicarle al mundo el silencio que causan las tempestades, dejando siempre rastros de ausencia y consuelos vanos, generosos en labriego de sueños, socavando el dolor de la multitud. Llámese lluvia, adiós, caída, regreso, límites, finales, sueños, canciones tristes. La gente llora y se hace el silencio. Se apaciguan los mares para dejarse acariciar porSigue leyendo «Tempestad crea silencio»

Muriendo en silencio

Sentir un vacío tan inmenso que va cavando un hoyo, profundo y escrupulito. Queriéndome esconder de la luz de aquel día en el malecón, donde los recuerdos se iban ahogando. Y voy muriéndome en silencio, con las ganas de decirte que te voy a echar de menos. Pero nos pasamos así el tiempo, jugando aSigue leyendo «Muriendo en silencio»

El Silencio del Tiempo

Silencio, susurro parado y quieto que recorre suave tu cuerpo y deja al aire sin alma, Dios de lejos, una luna y un reflejo. El color se pierde a lo lejos, en el horizonte perdido y viejo, donde el sol ya no mira, ni lanza suspiros al viento, donde el sol ya no duda, tanSigue leyendo «El Silencio del Tiempo»