¿Libertad?

Actualmente cuando se habla de temas como la homosexualidad, el feminismo, el machismo, etc. se abre un debate sin fin, todo el mundo dice tener la razón, las afirmaciones se enredan hasta crear un nudo que tensa la cuerda, sin llegar a ninguna conclusión. En nuestro afán de creer tener la razón cometemos el errorSigue leyendo «¿Libertad?»

Palabras abandonadas.

Alguna vez te has preguntado: ¿qué pasa con lo que nunca dices? ¿Qué pasa con aquellas palabras nunca pronunciadas? Pues bien, tengo la fortuna o desgracia de encontrar aquello que la gente nunca dice. Así como algunos tienen la habilidad de ver a los muertos, yo veo y escucho las palabras que los demás seSigue leyendo «Palabras abandonadas.»

Réquiem

Padre nuestro que estas en el cielo; nosotros estamos en el mismísimo infierno; santificado sea tu nombre; el sol quema más que otras veces, pero a pesar de ello me siento en tu reino… aunque no exista. Hágase tu voluntad. Vengo cargando la cáscara de lo que alguna vez fuiste, Rosalba. ¡Pesas tanto! Avanzamos lentoSigue leyendo «Réquiem»

Soldados de plomo

¿Qué crees que haces? ¿Juegas a los soldaditos? A pasos rítmicos avanzas. ¿Hacia dónde? ¡Baja ya las armas! Da frente al corazón. ¿En dónde estás? Que no te escucho; dicen que surges de la palabra, que ya no existe, son cofres vacíos, silencio puro. El mundo entero llora, lágrimas pintadas de carmín corren como ríos. ElSigue leyendo «Soldados de plomo»

¿Por qué leo?

Hace unos días me hicieron la pregunta: ¿por qué lees? Generalmente, cuando se tiene un libro en mano, hacen preguntas como: ¿qué estás leyendo?, ¿de qué trata?, ¿está bueno? Así que, debo admitir, me tomó por sorpresa; mi respuesta automática para aquella interrogación fue “porque amo leer y es una costumbre hermosa que disfruto; porque meSigue leyendo «¿Por qué leo?»

La constitución ha muerto.

Aquel día no se escuchó por lado alguno el cálido sonido que surge cuando un nuevo día amanece; sólo el eco de lo que había sido una noche llena de ruidos. El día era gris, el viento que llegaba en grandes ráfagas se arremolinaba en torno a las casas buscando meterse de algún modo alSigue leyendo «La constitución ha muerto.»

«Pero por breve tiempo, hagamos nuestros los hermosos cantos»

Aún el hombre más valiente aunque lo niegue, le teme. Y es que el tiempo es una marea que nos arrastra despiadadamente por un túnel oscuro y que a tientas vamos descubriendo, en el cual lo único que tenemos asegurado es su final. Mundanamente lo dividimos en tres partes: pasado, presente y futuro. Lo únicoSigue leyendo ««Pero por breve tiempo, hagamos nuestros los hermosos cantos»»

Cernelha

¡Ay de mí! ¡Ay de mí! Pues de entre todas las flores la más marchita siempre fui, ni con los rocíos más dulces los colores brotarán, mucho menos el tallo erguirá. Más con el fuerte viento mi fortaleza siempre ostento. Por: Ana María González (México) twitter.com/anamgr13 Únete a nuestras redes:              Sigue leyendo «Cernelha»

Amor imposible

­–¡No! ¡No! ¡Ya no puedo! ¡Ya no!– Los gemidos mezclados con sollozos son insoportables en la eterna penumbra. No sé qué pasa. Me encuentro navegando en un mar de sangre, me miro las manos y están teñidas de rojo, el vestido que era tan blanco como la nieve ahora está lleno de manchas. Esos ojos,Sigue leyendo «Amor imposible»

Agonía

Camino entre piedras y esperanzas perdidas, lamentando la actuación. ¿De dónde vengo? lo he olvidado, no se dónde estoy sólo se a donde voy, la muerte es lo único certero. ¿Vida? languidece entre mis manos se me va en cada suspiro, sólo he venido a soñar durante esta breve agonía.  Por: Ana María González (México) twitter.com/anamgr13Sigue leyendo «Agonía»

Calaverita literaria a EPN

En la puerta de los pinos la muerte se apareció y buscando a Peña Nieto en la letrina lo encontró. ­–Aguanta tantito  flaca– el copetón le pidió –No tengo todo tu tiempo– le gritó ya histérica. Con los calzones abajo Peña se sonrojó ¿Qué diría la gaviota? tal vez se pondría celosa. ¡Vaya susto seSigue leyendo «Calaverita literaria a EPN»

Lunático

Una noche en la cafetería a la que solía frecuentar, vi a un hombre de piel arrugada y cabello cano, que junto a la ventana tomaba un americano, era imposible ignorar su canto mientras veía la inmensidad de la noche a través de la ventana. Me acerqué a él para compartir de nuestra soledad, ySigue leyendo «Lunático»

Reivindicación

Suenan las campanas… sólo el eco rueda por las calles añorando libertad. La lluvia teñida de rojo ha manchado nuestro suelo. Coatlicue llora, ¡Tierra sagrada! ¡Que has sido arrebatada!. Del cielo caen aves ya sin alas. Huitzilopochtli está enojado —¿dónde están los guerreros?—, quedan indiferentes fantasmas. Y en esta noche sólo la lluvia se escucha,Sigue leyendo «Reivindicación»

Debo dejar de fumarte

Sé que juré nunca volver a fumar, que había dejado el vicio tirado en la esquina de aquel cuarto de aquella fiesta.   Sé que dije que odiaba el humo y que fingía toser cuando alguien más lo hacía.   Pero… mi amor, es inevitable no hacerme un porro con tus recuerdos para ver encendidoSigue leyendo «Debo dejar de fumarte»

Maldita menstruación

Maldita menstruación que llegas cuando más feliz estoy ¿qué quieres? no me lo recuerdes no he de llorar solo quiero un poco de té ¿por qué me odias tanto? ¿qué te hice yo? para que me pagues con tanto dolor.     Maldita sea la sangre que solo llega a incomodarme ¡y es que hoySigue leyendo «Maldita menstruación»

Renuncio al «amor»

Lamento decepcionarlas, pero abuela, tías y mamá; mi sueño es: no llegar nunca a ningún altar disfrazada con un absurdo vestido y mil pasadores en la cabeza. Encadenándome a alguien para toda la vida. No quiero ser muñequita de pastel. Porque odiaría caer en la rutina, de levantarme todos los malditos días de mi vidaSigue leyendo «Renuncio al «amor»»

Cáete pero no olvides levantarte

Sé que a veces es como si todo se nublara y el cielo cayera sobre ti. Que te sientes solo a pesar de estar rodeado de tanta gente. Sé como duelen los silencios. Conozco el dolor que ocurre antes del llanto y cómo duele una lágrima al nacer. Como nace un nudo en la gargantaSigue leyendo «Cáete pero no olvides levantarte»

Tómame

Ven y bébeme, gota por gota saboréame; que soy tuya y de nadie mas sólo hoy, que no hay restricciones; ven y enrédate conmigo pon tu pierna sobre la mía y olvidémonos de la vida, entrégate a la inmortalidad junto a mí funde mi alma con la tuya. Busca el cielo entre mis piernas, ySigue leyendo «Tómame»

Carta de despedida

No sé cómo saludar a alguien que hace tan solo unos meses recibía con un cálido abrazo. Que en cartas comenzaba con un “mi amor”, pero hoy no eres más eso; lo fuiste. Así que…. Para aquel que en su momento fue mi amor: Hace mucho que te deje ir, y me arrepiento bastante, porqueSigue leyendo «Carta de despedida»

Infortunios

El frío perturbaba mis pensamientos aquella noche. Los charcos de agua que habían quedado tras la lluvia no hacían más que inundar de desilusiones mis temores, y la luna que tanto me llena en noches como aquella, ¡se encontraba cobardemente escondida! tras las espesas nubes de la noche. Se podía incluso oler la humedad queSigue leyendo «Infortunios»

Ilusiones salpicadas de esperanza.

La vi marchar, corriendo bajo la lluvia, huyendo del monstruo en que creyó me había convertido, le repugnaba cada parte de mí, por más mínimo que fuera; sin embargo lo que realmente descubrió fue: que yo ya era así. Puedo asegurar que se odió a si misma al darse cuenta del hombre con el queSigue leyendo «Ilusiones salpicadas de esperanza.»

Una noche más

Shhh ¿Escuchas eso? ¿Tú sabes qué es? ¿Acaso tu silencio prolongado? ¿O el “te quiero” que no supe decir? Tal vez es la lluvia Que cae tan rítmica como tu cantar ¡Es tan fría la noche! Que se cuela entre mi ropa Y me entume el cuerpo ¿O acaso es tu recuerdo? Y ya noSigue leyendo «Una noche más»

Adiós

El contorno de sus labios perfectamente difuminados dejan entrever una sonrisa, que en un silencioso grito me dice: no te quiero más. Hace años que nos conocimos, y hace unos pocos que vivimos juntos. Hoy sus ojos se encuentran perfectamente delineados, la pupila de un hermoso color avellana tiene una chispa de alegría, y susSigue leyendo «Adiós»

A hurtadillas

Cuando el sol florece y sus despeinados cabellos comienzan a colarse en la habitación, me levanto de la cama y asomo a la ventana, siempre a la misma hora siete con cuarenta siempre la misma cara. Observo impaciente la esquina de la calle que colinda con el parque la gente pasa cual hormigas en filaSigue leyendo «A hurtadillas»

Carta al cielo

Hoy no estás conmigo, pero un enorme sentimiento de vacío me lleva a pensar que si lo estás. Te imagino sentado junto a mí, riendo como siempre, con esa risa que tanto me encanta y esa sonrisa que me mata, esa misma que me insinúa a besar esos suaves y dulces labios de algodón deSigue leyendo «Carta al cielo»

Sin ti

El aire cálido de la tarde pega contra mi cara, despeina mi cabello e inunda mis pulmones; mis piernas se mueven al compás de tu ausencia, primero lento y poco a poco aumenta la velocidad, sin que yo me dé cuenta siquiera, como intentando huir de ti, corro lo más rápido, quiero dejarte atrás deSigue leyendo «Sin ti»

Me enamoré de un ave

Me enamoré de un ave, de aquellas que extienden sus alas y se lanzan en pico a la deriva, sin saber que se encuentra debajo. Arriesgándose en cada metro; mientras planea por el cielo azul, el viento pega sobre su pequeño cuerpo ligero, despeinando cada una de sus hermosas y coloridas plumas. Me enamoré deSigue leyendo «Me enamoré de un ave»

Hasta que la muerte nos separe

Tic, tac, tengo que levantarme, tic, tac, prepararle el desayuno, tic, tac, café, tic, tac, huevo, tic, tac, pan tic, tac, otra vez… Hoy es 21 de Marzo, inicio de la primavera, son las 6:30 a.m., la luz comienza a entrar a hurtadillas, colándose por las delgadas cortinas, llenando de color hasta el más mínimoSigue leyendo «Hasta que la muerte nos separe»

Tres guitarras, un contrabajo, una madre y un hijo

El sol se esconde tímidamente tras las nubes, negándose a darnos su calor y color, tal vez se encuentra avergonzado por su aspecto esta mañana. Así pues, el comienzo de este día se ha tornado de un color gris, un gris triste; como aquella mujer; sus manos se mueven un poco torpes encima de unSigue leyendo «Tres guitarras, un contrabajo, una madre y un hijo»