Frontera

Si el beso no va a tu boca,habrá que atravesar campos,pisando fuerte para espantar los bichosque se ocultan debajo de los pastos. Anhelo tu tacto sobre mi piel,aquella forma de verme,aquellas palabras cercanas,sin que las distorsione el ruido de las interferencias. ¿Cuántos caminos habrá que tomarpara llegar a tu encuentro?¿Cuántos pasos me faltanpara hacerme unSigue leyendo «Frontera»

Hemisferios

Austral Habito los confines de la palabra. En estas latitudestodos sus nombres cabalgan            como corceles de mármol,            como un temblor primigenio. E             c             o             s             ,mapa de estrellas, ¡oh, labiosde la memoria besadlas cicatrices del tiempo!¡Devorad ayer mismomis huesos, mis siglos!¡Desvelad de una vezqué vida me sobra!             ¡Oh, palabra            sin mí, belleza incorrupta!            ¡Oh, rojo            sin flor, mentira solemne!            ¡Eterna existenciaSigue leyendo «Hemisferios»

Dos almas que suspiran

Largas suenan las madrugadasbajo la primavera de Vivaldi.El volumen es muy alto,tanto como para no permitir el sueño,aún así caigo en los brazos de Morfeoy nos imagino en su reino. Tu voz a dos centímetros del cielo,la mía envuelta en tus misteriosy yo en él, el mundo despierto,sin saber cómo decirte que te echo deSigue leyendo «Dos almas que suspiran»

Deshilachado

Un archipiélago textil,un camino de telas que se extiendepor el antártico suelo fríode esta habitación hueca y vacía. Persiste tu olor,marea de seda que envuelvelas huellas que dejaste. Hilos que se pierdense enredan en otros cuerposque nunca tendrán el sabor del tuyo. ¿Ahora dónde escondo todos los barcosencallados a un costado de la almohada?¿Cómo cubroSigue leyendo «Deshilachado»

Litúrgicos

En medio de un silencio intempestivo,nuestras miradas hundieronuñas, pies y manos en tierra volcánicaY nos brotaron claveles de la gargantaque cantaron en códices de amorlos secretos de todas las artes Fue entonces que pudimosclarificar la noche,Alzar nuestros cráneosllenos de últimos versosY brindar… Por los relojes que detuvimosy remojamos en vino calienteEn busca del ideal inmortalDeSigue leyendo «Litúrgicos»

La penumbra azul de nuestras madrugadas

Es la penumbra azul de nuestras madrugadases el fantasma, la herencia, el ruido,el vaivén de los barcoslos sueños que estallan en partículas negrasla carencia destruyendo las fronterasde los escombros que se empeñanen castigar nuestros pasos haciéndolospuenteses mi huida, ¿o es tu búsqueda…?                         Es la patria sin madre,                        la que las noches consume y carcome                        la niebla deSigue leyendo «La penumbra azul de nuestras madrugadas»

Cuando dos mundos chocan…

Podríamos dividir el mundo entre quienes creen que nos separan líneas rojas, y quienes afirman que no son líneas sino hilos, y que lo que hacen es unirnos atados al extremo de uno de nuestros dedos, sin importar lo lejos que estemos de quien debe estar con nosotros. Algo parecido sucede con las letras, lasSigue leyendo «Cuando dos mundos chocan…»

Vuelvo al vacío

Veo el instante escurrirse entre los resquicios de las paredes,se viste de sombra,se encamina hacia el absurdo,y de repente lo sé: he vuelto al vacío.Miro mis manos entumecidas,el absurdo silencio,el barro en el que se han convertido mis huesos,el lugar que ocupo en esta existenciasin espacio ni tiempo.Me consume, me derrite,exhuma las inquietudes,las suspende aSigue leyendo «Vuelvo al vacío»

Ígneos

Si estuviera en Ucrania,en la ruta entre Irpin y Kieventre sirenas, cenizas y puentes cuarteados,con la muchedumbre escuchando a curasmientras se alejan del espanto,y tu pecho se abrieracomo las puertas del cielo:                                 tórrido abrazocon una rosa blancaentre mis guantes de camuflajedijera:          Da!          Так, я приймаю!          Acepto tu abrazo          que no dice al mundo te amo,          porque las cosas para mi oído          meSigue leyendo «Ígneos»

El daño inmutable

Ya no cuento el tiempo,ya no espero que avance,algo de mí no pertenece aquí,sino a ti, que eras yo. Y yo, inmutable, ya no advierto los destrozos,solo espero en el exilioescuchar del viento los aullidosen su éxodo invisibley no se encuentre en mis harapos,de sus sueños desterrados,la canción que ya no suenaen mi radiocassette oxidado.Sigue leyendo «El daño inmutable»

La despedida

Tic-Tac. Tic-Tac. Comenzaba a amanecer. El tono arrebol del cielo entraba por los ventanales, señalándome sin misericordia la salida de tu habitación. A mí, que me abrazaba a tu cintura, en un último intento por sentir el calor de tu piel. Era tarde. Y tenía que huir: de lo nuestro. De ti y de mí.Sigue leyendo «La despedida»

La decisión

Estático, inmóvil, con los ojos en blanco, apático, y dócil, en la sombra del duelo, inconsciente y atrapado, durmiendo despierto, en el coma varado, con los párpados de acero, a la frente grapados, en la niebla de un pobre sueño. Desperté como siempre, con la mente apagada, minutos de malestar, párpados pesados, autoestima sucia ySigue leyendo «La decisión»

Canguro del futuro

Con su mochila cargada de los restos de ese extraño objeto interestelar, la mamá canguro se rascó el pelaje fluorescente y se encaminó, a saltos, hacia el refugio nuclear abandonado. La descripción de aquel lugar le resultaba inefable. Predominaba el ambiente grisáceo, y los demás canguros le esperaban con cautela; se encontraba en el «CentroSigue leyendo «Canguro del futuro»

La casa

Mi primer regalo de navidad fue una casa; ha sido mi regalo favorito, aún la conservo y la llevo conmigo a todos lados. Llevo casi tres décadas correteando al solsticio apurando la primavera sobornando al reloj justificando mi afán fantaseando con fechas que no llegan creyéndome dueña del tiempo convencida de que son un hechoSigue leyendo «La casa»